Se desacelera la inversión de Turismo en Latinoamérica

La información procedente de la CEPALdice que la región tendría un crecimiento de 2,2%, por debajo del 2,5% registrado durante 2013.
“Estamos en un contexto diferente al de la década anterior con un impacto heterogéneo
en los diferentes países de la región», dijo Alicia Bárcenasecretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)al presentar el informe del organismo.
En abril, la CEPAL había pronosticado una expansión regional de 2,7%, pero esta proyección fue moderada por la evolución que mostraron las distintas naciones durante el primer semestre del año.
Entre los factores que han enfriado las economías de América Latina se encuentra una
debilitamiento de la demanda externa de sus principales productos de exportación, que se concentran principalmente en materias primas.
Según la CEPAL, el primer responsable de la caída del comercio internacional sigue siendo China lo que, con un crecimiento estimado en torno al 7,5% para 2014, ha incidido en los precios de los productos básicos, aunque estos se mantienen en un rango alto.
La ralentización de China no se ha neutralizado con el mayor crecimiento de Estados Unidos estimado en un 2,5% para este año sobre el 1,9% de 2013, y el de la Eurozona que se expandiría en torno al 1,2%, también por encima del 0,5% del año anterior
“El entorno externo en 2014 es mucho menos favorable, ya que se desvanece el superávit en la balanza de bienes”, dijo Bárcena, quien apuntó que este impacto ha sido parcialmente moderado por un aumento en los ingresos por turismo y las remesas de emigrantes. a sus países de origen.
Junto a los menores retornos por exportaciones, las economías latinoamericanas también muestran una menor demanda interna, de la mano de un menor dinamismo en el mercado laboral, aunque las cifras continúan ubicando la tasa de desempleo en torno al 6,3%, pero con un número menor de personas que buscan empleo.
Pero sin duda, el elemento más preocupante para la CEPAL es el bajo dinamismo de la inversión, que ya en 2013 se ubicaba en una tasa promedio de 22,9% en relación al Producto Interno Bruto (PIB), en circunstancias en que las economías con mejor crecimiento las perspectivas muestran cifras en torno al 30%.
“Las políticas económicas tienen que tomar en cuenta las vulnerabilidades específicas de los países”, dijo Bárcena.
“En todos los casos, es importante aumentar la inversión para garantizar un cambio estructural con igualdad en el mediano plazo. Ambos desafíos son claves para sostener el desarrollo económico, especialmente en el contexto actual”, agregó.
Dentro del impacto dispar del nuevo escenario del comercio internacional y la insuficiente inversión, la recuperación proyectada para los países de la región también es diversa.
Así, los gigantes del área, México y Brasil, estarían entre los más afectados, con expansiones de 2,5 y 1,4%, respectivamente.
Como contrapartida, Panamá crecería un 6,7%; Bolivia 5,5%; y Colombia, Ecuador,
Nicaragua y República Dominicana 5%.
En un rango medio estaría Perú (4,8%); Paraguay (4,5%); Costa Rica (4%); Guatemala
y Haití (3,5%); Chile, Honduras y Uruguay (3%); y Guatemala (2,3%).
Con menores desempeños estarían Cuba (1,4%), Argentina (0,2%) y Venezuela con un
contracción del 0,5%.
Los países del Caribe en su conjunto mostrarían una expansión promedio de 2%. Algunos de ellos se verían favorecidos por el mayor dinamismo del Reino Unido, principal comprador de los bienes básicos que producen.
El informe indica que la desaceleración económica observada en el último trimestre de 2013 continuó en los primeros meses del actual, con lo que la región registrará una tasa de crecimiento menor a la del año pasado (2,5%). Sin embargo, advierte que la mejora paulatina de algunas de las principales economías del mundo debería permitir un cambio de tendencia hacia finales de 2014.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.