Ocho paradas en las sierras para descubrir los matices de Córdoba

Parada 1: qué hacer en Villa Carlos Paz

Lindas tiendas, galerías y cafés de renombre. Salas de juego que evocan ecos nostálgicos. Paseos que abrazan el lago San Roque, azul puro y un fondo de urbanidad moderna. Puentes que unen bancos, comerciantes y vendedores en una cálida bienvenida.

Avenida Libertad, sus marquesinas y obras de teatro, en un circuito gastronómico de primer nivel. Todo esto engloba a Villa Carlos Paz, 40 kilómetros al este de Córdoba capital. Y suma su telesilla sobre el Cerro de la Cruz, para revelar la grandeza del Valle de Punilla.

Sin embargo, la ciudad es sólo el punto de partida de esta gran aventura que propone descubrir cada rincón de la Ruta Provincial Nº 14 (RP14). Se sugiere avanzar hacia el suroeste hacia lugares escondidos detrás de las montañas. Visita las joyas menos conocidas de esta ruta en una serena transición entre modernidad, tradición y entorno.

Parada 2: los Puentes Colgantes

Luego de los primeros 40 km, es momento de activar celulares y cámaras para registrar el paisaje híbrido del asentamiento de Copina. En apenas 14 km, el vehículo se eleva a 2.300 metros sobre el nivel del mar.

En tanto, recorre el Camino de los Puentes Colgantes, como se conoce actualmente a la antigua ruta que une la ciudad de Villa Carlos Paz con el Valle de Traslasierra, a través de la Cordillera de las Sierras Grandes.

Hay cinco puentes que se construyeron para salvar el cruce de los arroyos de montaña. Están sostenidos por cuatro pilares de piedra. Cuentan con cables, perfiles de acero y pavimento de madera. El camino es sinuoso y avanza por desniveles que conducen al corazón de la sierra, entre roca oscura y una serie de desniveles que dibujan transparentes ojos de agua.

Los muros rústicos aportan protección en cada curva e integran una continuidad dominada por vados, acequias y alcantarillas. El cuadro se completa con una secuencia de casas de piedra que remite a otros tiempos de la vida comunal.

En su conjunto, la vista recarga el recorrido de un toque histórico, ya que recuerda el paso del cura José Gabriel Brochero. Fue el santo cordobés quien impulsó la construcción de este importante camino para el futuro de la provincia.

Parada 3: la alternativa al brocher

Cada año, en un recorrido similar al de la RP14, más de 600 personas participan en la “Cabalgata del Broche”, una expedición formada por jinetes y peregrinos. Durante cinco días recorren una distancia de 150 km para recrear el recorrido que realizó el cura gaucho entre el Departamento de San Javier y la capital provincial.

Hoy comienza la gesta en dirección a la Ciudad de Córdoba – Villa Cura Brochero, alrededor del 14 de marzo, fecha de su natalicio. Quienes prefieran vivir una versión casual de esta experiencia pueden desviarse de la RP14, tomar la calle Edison hacia la avenida San Martín, luego la avenida Marcos López hasta llegar a la comuna nombrada en su honor.

Allí es posible visitar el Museo Brocheriano, donde se exhiben objetos que hacen referencia a las diferentes etapas de la vida de esta figura espiritual. Frente a la Plaza Centenario, donde los puestos de artesanía rodean una estatua del cura, se encuentra la Iglesia Nuestra Señora del Tránsito. En la zona también se encuentran las coloridas playas del río Panaholma.

Parada 4: Mina Clavero, maravilla de Traslasierra

De regreso al sur, aparece Mina Clavero en la RP14, un hito destacado en este recorrido. El río que da nombre a esta ciudad fue declarado una de las Siete Maravillas Naturales de Argentina. Su curso nace en las Altas Cumbres y atraviesa toda la comuna. También corre por las aguas del Panaholma y así forma el río Los Sauces.

A lo largo de estos afluentes existen balnearios naturales. En cada espacio surgen ollas de agua profunda, toboganes y cascadas. Mina Clavero también ofrece la oportunidad de avistar cóndores en la Reserva Natural Kuntur Huaca, o de participar en jornadas de trekking para explorar sus rincones escondidos.

Como alternativa urbana, propone un paseo artesanal por la costanera, casas de títeres, salas de espectáculos y un circuito gastronómico de primer nivel. También invita a disfrutar de obras de teatro y visitar restaurantes para descubrir la vida nocturna que la caracteriza en el imaginario popular.

Parada 5: Nono, enclave de montaña

Descendiendo 8 km en el mapa cordobés aparece Nono, enclave serrano donde confluyen los ríos Los Sauces y Chico. Cruce es el nombre que recibe la unión entre ambos cursos. Es un punto caracterizado por playas doradas, aguas cristalinas y un imponente fondo de montañas.

A orillas de los ríos y en las inmediaciones de los cerros, se pueden realizar caminatas y cabalgatas. Entre las rutas propuestas para el senderismo, también está La Juntura. También están El Arroyo y El Empedrado.

Otro aspecto a destacar es que los tradicionales almacenes de ramos generales siguen funcionando en el centro de la comuna. A su vez, en la zona existe la oportunidad de probar las empanadas fritas y la trucha rellena, que son los platos distintivos de esta localidad cordobesa.

Parada 6: Senderismo en Las Rabonas

Otros 9 km al sur y ya se divisan los serenos paisajes de Las Rabonas. El pueblo está enmarcado por las Sierras Grandes y las orillas del dique La Viña. Esta construcción tiene un muro de 106 metros. Sus tranquilas aguas se prestan para la práctica de deportes acuáticos como la vela y el kayak.

En la comuna se puede participar de caminatas, paseos en bicicleta y cabalgatas. En cuanto a los senderos, existen rutas como Amores Escondidos, Sierras Embrujadas y Los Infiernillos. Otras opciones son bordear el arroyo Las Rabonas bajo la sombra de los algarrobos, o visitar los parques acuáticos “Sol y Sierras” y “Valle Encantado”.

Parada 7: San Javier y Yacanto, ecoturismo y enoturismo

La aventura continúa hacia el sur, por los 30 km de la RP14 que separan Las Rabonas de San Javier y Yacanto. En este punto del mapa de Córdoba destaca la inmensidad del cerro Champaquí, que es el más alto de toda la provincia.

Muy cerca se encuentra el albergue “Chacra Raíz”, un espacio adaptado para prácticas ecoturísticas. El conjunto está dividido en cuatro áreas unidas por senderos trazados a lo ancho de la montaña. También ofrece opciones de eco-glamping y otras propuestas sostenibles.

Otro de los rasgos característicos de San Javier y Yacanto es la presencia de tiendas y pulperías, que representan un colorido testimonio de tiempos lejanos. Un recorrido por el pueblo permite admirar la antigua iglesia, las estancias y la arquitectura de las casonas de estilo inglés.

Entre los arroyos que atraviesan la comuna existen diversos circuitos diseñados para la práctica del senderismo. Además de recorrer el Champaquí, puedes participar en cabalgatas, paseos en bicicleta o expediciones destinadas a explorar la vida silvestre.

La propuesta también incluye la oportunidad de incorporarse a rutas de enoturismo, ya que en la región se encuentran las bodegas Aráoz de Lamadrid, La Matilde y El Noble. Es posible recorrerlos y degustar varietales, para conocer algunas de las paradas más emblemáticas de los Caminos del Vino que ofrece Córdoba.

Parada 8: los arroyos del Paraje Cruz de Caña

El punto final de este recorrido es el remoto Paraje Cruz de Caña, ubicado otros 30 km al sur por la RP 14, prácticamente en el límite con la localidad de Merlo, en la provincia de San Luis.

Los arroyos de montaña representan el atractivo distintivo de esta localidad, que también cuenta con senderos adaptados para el trekking. Para coronar la aventura, se propone degustar productos caseros y una colorida variedad de frutas típicas de la región.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.