Misiones, destino de selva, agua, cultura e historia

Misiones esconde maravillas naturales y culturales que esperan ser descubiertas por sus visitantes. La postal de las majestuosas Cataratas del Iguazú es solo una muestra, quizás el anticipo más importante de las maravillas que esconde la provincia. Sus interminables caminos de tierra roja, su exuberante verde y la convivencia con la cultura autóctona hacen de Misiones un destino para visitar, explorar y sentir.
Si bien las Cataratas del Iguazú despiertan el verdadero interés de viajar a Misiones, existen varios otros lugares que vale la pena visitar. En Iguazú, además de sus cascadas, puedes visitar otros atractivos, como el centro Güira Oga (casa de las aves en guaraní), un sitio que, además de recuperar fauna silvestre lesionada, ofrece la oportunidad de conocer algunos de los animales nativos más representativos de la selva misionera, bajo un concepto educativo.
Por otro lado, el complejo La Aripuca -antigua trampa de caza guaraní-, construidas en tamaño gigante con troncos de árboles nativos recuperados, brindan la oportunidad de conocer las especies arbóreas misioneras y brindan un lugar propicio para pasar una tarde disfrutando de mates y artículos regionales.
Además, y aunque es un atractivo que existe no hace mucho, una de las tres comunidades originarias que existen en Puerto Iguazú ofrecen una experiencia cultural única en el país. La Comunidad Mbya Guaraní Yryapú abre sus puertas y recibe a los visitantes que quieran conocerla, acompañados de intérpretes naturales y culturales autóctonos.
El emprendimiento, dirigido y gestionado por los guaraníes, ofrece un atractivo sendero en el que muestran y explican el uso y función de las trampas que utilizaban para cazar en la montaña desde la antigüedad. Asimismo, los indígenas enseñan los diversos árboles y arbustos, y en muchos casos cuentan los usos medicinales y ornamentales que aún le sigue dando cada especie. También cuentan con un centro de visitantes y exposiciones, así como un centro artesanal donde los visitantes pueden acceder a un souvenir único.
misiones dentro
Iguazú es el sitio del destino Misionero más conocido y reconocido por sus imponentes saltos de agua. Sin embargo, existen otros lugares magníficos para visitar y de fácil acceso, ya sea en vehículo privado o en autobús. Por mencionar algunos, se destacan los Saltos del Moconá, saltos que pueden caer hasta 10 metros, formados por un accidente geológico inusual.
Se extienden unos 3 kilómetros sobre el río Uruguay, con la particularidad de que los saltos se producen longitudinalmente a lo largo del río, donde las aguas se vuelcan sobre sí mismas. los saltos del mocona están dentro de la Parque Provincial Moconá, en la zona centro-oriental de Misiones, a unos 80 kilómetros de el soberbioo -pueblo más cercano- y 322 de Puerto Iguazú. El Parque también cuenta con una serie de senderos y sorprendentes miradores para pasar un día inolvidable.
Los alrededores de los Saltos del Moconá cuentan con una buena oferta de alojamiento que te permitirá pasar una noche y descansar en un entorno selvático. Desde allí, además de observar y fotografiar las postales que nos ofrecen los miradores, podemos ver la salto encantadoa unos 90 kilómetros de distancia.
Dentro de otro Parque Provincial, el Salto Encantado nos ofrece un salto de agua de 60 metros de altura, con la posibilidad de observarlo y conocerlo desde diferentes perspectivas, escondiendo una leyenda de amor y tragedia que vale la pena conocer. Además de la cascada y un acogedor parque, el área protegida cuenta con varios senderos que conducen a miradores y riachuelos menores donde quienes los visitan pueden, sin ningún tipo de restricción, refrescarse y disfrutar de una hermosa caminata y observación de vida silvestre.
Una vez conocida la leyenda que contiene yl Salto encantado, y después de tanta selva y agua, es hora de un poco de historia. A otros 90 kilómetros, cruzando la sierra central de Misiones, se encuentran las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio, una de las mayores reducciones guaraníes antiguas de la región.
Dentro de una gran finca, los muros de piedra de lo que a principios del siglo XVII constituyó la reducción de San Ignacio Mini, con su iglesia, sus talleres y casas. La visita a este recinto, de gran contenido histórico, puede realizarse de día, donde los visitantes pueden deambular libremente, o de noche, donde se ofrece un espectáculo de luz y sonido y las reducciones cobran vida, contando así la historia de su fundación. , operación y destrucción en manos de los bandeirantes de São Paulo.
San Ignacio se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Posadas, capital de Misiones, digno de ser visitado. A partir de ahí, tras unos días de viaje, expediciones y experiencias, es un buen punto para volver a casa.

Recomendaciones esenciales
-Es recomendable llevar siempre a mano repelente de insectos. No olvidemos que estamos visitando ambientes selváticos y los insectos pueden ser muy molestos y arruinar nuestro viaje.
-Se recomienda ropa ligera y calzado cómodo siempre que realicemos una visita que requiera largas caminatas.
-La hidratación siempre es importante y Misiones generalmente tiene temperaturas muy altas en verano. Por lo tanto, no olvidemos tener agua mineral con nosotros para refrescarnos.
-En caso de viajar a Misiones en vehículo particular, debemos tener en cuenta que, aunque las rutas están en buenas condiciones, los caminos son muy sinuosos y con muchas curvas. Por eso es recomendable prestar atención y asegurar una buena visibilidad al adelantar a otros.
-Recuerda que al transitar rutas que atraviesan parques o reservas naturales existen límites de velocidad que varían entre 60 y 80 km/h debidamente señalizados. Es importante tener esto en cuenta ya que normalmente los animales cruzan la ruta.
Por Emiliano Salvador.-

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.