Los pueblos rurales cobran vida

Un futuro posible en los pueblos rurales” es la consigna de Respuestala ONG que puso su mirada en el desequilibrios territoriales que vive la Argentina y que ve en la emigración un problema a resolver, sobre todo en el crecimiento caótico que este fenómeno genera en la grandes ciudades.
Fundada en 1999 por el geógrafo y sociólogo marcela benitez, Respuesta ya ha sido capaz mejorar la calidad de vida de más de un millón y medio de personas en casi cien pueblos rurales; Ha tenido unas 13 incidencias en la agenda pública y proyectos de ley y ha recibido numerosos premios internacionales.
Agustín Bastanchuri, un joven abogado a cargo de la dirección ejecutiva, habló con Pulso turístico en el alma del proyecto y como tantas veces, la Turismo se convierte en una herramienta de gestión sostenible para estas comunidades.
¿De qué se trata Responde.org?
– Somos uno ONG que tiene 15 años, que funcionó en más de 110 localidades rurales de Argentina, y surge de una inquietud académica de su fundadora, que es Marcela Benítez, quien comenzó a observar que las localidades rurales del país (se consideran localidades rurales aquellas con menos de 2.000 habitantes) perdían población.
Entonces empezó a analizar por qué estaba pasando esto, cuáles eran las variables, y a partir de esta investigación académica, empezó con Respuesta. Lo que buscamos es generar oportunidades en las localidades rurales, teniendo en cuenta esto desequilibrio territorial que tiene argentina poder permitir que las personas nacidas en un pueblo, puedan decidir quedarse a vivir en sus pueblos.
Esto evita dos cosas: una, la migraciones de los pueblos rurales a las grandes ciudades, y por otro lado, impacto que estas migraciones pueden generar en ciudades que no esperan grandes llegadas de personas.
¿Cuántos pueblos rurales hay en la Argentina hoy?
– La cantidad de plocalidades rurales de nuestro país es de casi 2.500Distribuidas a lo largo del país, existen zonas que presentan mayor número de personas y mayores grados de migración. Trabajamos puntualmente en todo el país, creemos que cada pueblo rural tiene un ADN particular, una historia, una comprensión del lugar, una tradición particular que se generó en un lugar geográfico especial, con determinadas condiciones económicas, sociales, etc.
Cada pueblo es un mundo, por eso hemos trabajado con pueblos del Patagoniaen Jujuysobre el Mesopotamiasobre el pampa húmeda mucho; la heterogeneidad de los pueblos en Argentina hace que sea un trabajo muy complejo pero a partir de ahí sí encontramos variables comunes sobre las que trabajamos y a partir de ahí desarrollamos nuestros programas de oportunidades.
Está muy claro que el problema de los pueblos rurales es un problema de todo el país, pero que se da mucho más en los lugares donde por la economía y la estructura de desarrollo se ha ido generando poco a poco, a través de los pueblos.

¿Cómo ha influido la falta del tren en el desarrollo de este fenómeno?
– Hemos trabajado en muchos pueblos, donde el el tren ha dejado de pasar, y por supuesto, las heridas se notan. Uno de los índices que observamos sobre las condiciones y oportunidades que tienen los pueblos tiene que ver con la conectividad. Tanto a nivel de carreteras como de productos y servicios, como a nivel conectividad en comunicaciones.
En ese sentido, la pérdida del tren ha sido un golpe terrible para muchos pueblos argentinos, del cual muchos nunca han podido recuperarse. Dentro de esta visión de la posibilidad de acceso a la ciudadcomo variable esencial para el desarrollo, el funcionamiento o no del pueblo, en su historia, es clave.
El quiebre histórico, a nivel demográfico y productivo, en muchas de las localidades en las que hemos trabajado, tiene que ver con la cierre ferroviario.
¿Cómo aparece el Turismo como una salida sostenible a estos problemas?
– Tenemos un modelo de intervención por el cual buscamos, primero hacer una cartografía de las personas con el programa “La Argentina que aparece”, donde a través de una metodología realizamos una encuesta, trabajamos con informantes clave, buscamos generar un reporte que nos diga cuál es la potencialidades de las personas, sociales, económicas, culturales.
A partir de esto, hemos podido encontrar en muchos pueblos, qué conciencia hay de ver el turismo como una posibilidad de generar oportunidades en el pueblo, ya sea a través de empresasa través de un mayor flujo de personas, a través de ser más conocido.
Por un lado, pueblos que empezaron a comprender por sí mismos que el Turismo puede ser una herramienta de desarrollo, y por otro lado, mucha gente entiende el turismo más allá de las ofertas clásicas, de los lugares donde históricamente van los argentinos.
Estas dos combinaciones, una contexto donde la gente de clase media busca alternativas para moverse, y el turismo es mucho más importante en sus vidas, como lugares para entender otras realidadesacercarse a otras realidades, por un lado, y por otro lado, los pueblos rurales entendiendo el turismo como una posibilidad de desarrollo.
Es a través de estas dos dinámicas que se presentan en Argentina que también comenzamos a desarrollar el turismo en pueblos rurales. Tenemos un proyecto en el que trabajamos mucho, donde han generado impactos reales de desarrollo. En Cábala de Saladero, por ejemplo en Santa Fe, donde de ser un pueblo casi exclusivamente receptor de gente que bajaba al río y productora de algunas materias primas, hoy es un punto turístico de esa zona al norte de Santa Fe.
¿Qué lugar ocupa el concepto de sostenibilidad en estas intervenciones?
– Para nosotros el la sostenibilidad es un elemento esencial, Por eso nos importa tanto la investigación previa y entender a fondo dónde estamos, generar confianza en los lazos que construimos y a partir de ahí poder entender la realidad con la que estamos trabajando.
Nunca dejamos de ser agentes externos que van a ayudar a acelerar los proyectos y para eso necesitamos mucha confianza y comprensión con los propios actores del proyecto. A partir de buenos vínculos, desarrollamos proyectos que, vistos en el largo plazo, pueden sostenerse una vez que dejemos de acelerarlos.
Tenemos fecha de caducidad en el pueblo, la idea es precisamente mantener la capacidad instaladacapacidad de infraestructura en algunos casos, pero sobre todo capacidad humana, capacitación y también la comprensión de los propios ciudadanos de que hay procesos que ellos mismos pueden generar.
¿Cómo se financia Responde.org?
– Nos financiamos a través de donantes individuales que cada mes nos hagan un aporte, para mantener nuestra estructura y luego a través de empresas privadas que nos acompañen en proyectos puntuales; No recibimos fondos del estado.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.