El Impenetrable, un océano verde y misterioso


El Chaco tiene dos grandes regiones bien diferenciadas: la Oriental, húmeda y de tierras bajas, y la Occidental, de suelos salinos y vegetación xerofítica.

Destino casi virgen y poco explorado, salpicado de esteros, lagunas y caudalosos ríos, ofrece el escenario ideal para disfruta de la naturaleza y descubre especies animales autóctonas casi extinguidas. Se pueden realizar fantásticas expediciones a sitios de increíble belleza natural como el conocido Impenetrable, una de las montañas más espesas y -como su nombre lo indica- una de las zonas menos exploradas del país.

Otros lugares dignos de visitar son el Campo del Cielo, una zona cubierta por meteoritos de más de 6000 años, la Isla del Cerrito, donde se puede disfrutar de actividades al aire libre, o el Parque Nacional Chaco, cuna de la aventura y la vitalidad de la naturaleza en estado puro. estado.

Por otro lado, la cultura aborigen de los wichis, mocovíes y tobas se mantiene viva en pequeñas colonias, donde actualmente se elaboran bellas artesanías con materias primas nativas y métodos utilizados desde hace cientos de años. La preciada combinación entre la imponente naturaleza y la riqueza de la cultura ancestral hace de esta provincia un atractivo turístico imperdible para todo visitante.

el impenetrable
Para aventurarse en el Impenetrable, es necesario tomarse un par de días para explorar este hermoso lugar, nos ayudará a regresar con el espíritu renovado y enriquecido con experiencias.
Nada más llegar a Juan José Castelli, puerta del Impenetrable, por la Ruta Nacional 95, la mezcla de aromas de la imponente vegetación y el canto de las aves hacen despertar los sentidos para permanecer atentos hasta el final de la aventura. .
Ya en lo más profundo de la montaña, la naturaleza le dará una calurosa bienvenida pero también los lugareños, que no dudarán en ofrecer a los visitantes que lleguen a sus casas unos mates acompañados de largas anécdotas.
Los senderos y caminos polvorientos están bordeados por una majestuosa montaña que nos muestra grandes árboles, donde se destacan los Quebrachos blancos y colorados, el Palo Santo, el Palo Borracho, el Itín, el Algarrobo, el Urunday, el Guayacán y las Palmeras. .
En sus copas suelen descansar cientos de pájaros cantando y piando al mismo tiempo, llenando el silencio de un particular sonido natural que invita a relajarse en medio de la nada. Seguramente, a la entrada, llegará a nuestro encuentro algún que otro baqueano a caballo, siempre acompañado de un fiel perro que posará para nosotros.
Eso sin contar las miles de mariposas que nos acompañarán a lo largo de nuestro paseo, desplegando sus hermosas y coloridas alas, haciéndonos sentir acompañados, a pesar de estar en un territorio casi virgen e inexplorado.
Se vivirá una experiencia inigualable al encontrarse con las comunidades originarias, quienes siempre tienen a la mano alguna artesanía para vender y no dudarán en mostrarnos su proceso de producción a partir de materiales extraídos de la naturaleza.
Sin duda, recorrer El Impenetrable es una experiencia imperdible para los espíritus inquietos ávidos de nuevas aventuras, destinos y conocimientos para llenar su diario de viaje. ¡Obviamente, la cámara y los prismáticos no pueden faltar!
Más información Quienes deseen obtener más información sobre los servicios, proveedores y agencias de viajes y turismo que ofrecen paquetes a El Impenetrable deben ingresar a la página oficial del Instituto de Turismo del Chaco.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.