Cañadones de Puerto Deseado: un paseo por el jurásico

En un entorno natural de particular belleza, los barrancos de Deseadenses se alzan como colosos que han resistido el paso del tiempo, sorteando la fuerza que el agua y el viento han ejercido sobre ellos en un proceso geológico que se remonta al Jurásico, y que ofrecen la desarrollo de una diversa gama de opciones que incluyen paseos en familia, turismo alternativo y de aventura, observación de aves, excursiones náuticas por el estero Deseado e incluso la posibilidad de dictar charlas sobre geología; todo en un entorno que permanece intacto de la mano del hombre y que invita a la aventura en sus diferentes formas.
Cañadones Zigzagueantes, una oportunidad para sorprender todo el año
Dentro del Parque Natural Ría Deseado, el entorno favorece el desarrollo de todos los sentidos. Frente a la inmensidad dominada por la estepa, árida y ventosa, se alzan las quebradas en zigzag que se alzan como protectoras de una particular biodiversidad que posee una gran variedad de especies de flora y fauna. Es una posibilidad única recorrer un sinfín de «corredores» rocosos que exponen los caprichos que la madre naturaleza ha dejado en ellos, forjando su fisonomía irregular; cuevas, lagunas con comunidades de flamencos o cisnes y la presencia de uno de los pocos esteros del país, donde la entrada del Océano Atlántico en el antiguo cauce del río favorece el desarrollo de múltiples actividades náuticas en función del comportamiento de las mareas . Todo esto es una invitación permanente a la sorpresa: caminar por los cañones y encontrar un zorrillo, navegar en kayak en el agua verde esmeralda contemplando el atardecer, encontrar ejemplares de aves típicas de la región; todo en armonía con un entorno natural que permanece intacto por la intervención humana, donde el silencio se apodera del entorno, favoreciendo una conexión absoluta con el entorno. Navegar por la ría no es menos apasionante. Entre los múltiples cañones es posible acceder a diversas calas, calas e islotes. El cambio de marea hace de la costa un escenario particular en todo momento y existe la posibilidad de realizar excursiones náuticas nocturnas.
El acceso a los cañones se da por senderos vehiculares que permiten el acceso durante todo el año. Allí, las posibilidades son infinitas: es posible practicar escalada, ciclismo, trekking o senderismo, donde entre el ir y venir del entorno irregular es posible percibir las notas del contraste entre la estepa, la vegetación de los cañones , producto de la humedad que en ellas se produce, y el mar… ese campo azul profundo que expresa su magnificencia hasta el infinito… Para las familias, las cuevas y recovecos rocosos brindan espacios para picnics, es posible visitar la Gruta de Lourdes o aprovecha las instalaciones del Camping Municipal, realiza paseos dedicados al avistamiento de aves o descubre las curiosas formas de las piedras entre túneles y cuevas.
Los cañones: de elemento natural a elemento cultural
La piedra que forma los cañones es extremadamente dura. Se trata de rocas silíceas, formadas por restos sedimentarios y son el resultado de un proceso que se inició hace 160 millones de años en el período Jurásico. La actividad volcánica y las glaciaciones provocaron las grietas por las que la acción del hielo y posteriormente los vientos le dieron su particular forma. A pesar de ello, en Puerto Deseado, a través de canteras, se llevó a cabo la extracción de esta piedra, que fue utilizada en la construcción de los edificios más importantes: la estación de ferrocarril, el Banco Nación, el actual museo hospitalario e incluso algunas lápidas en el cementerio. .
La piedra deja entonces de ser un elemento del entorno para convertirse en un rasgo de identidad de la ciudad, ya que el trabajo no era fácil por las propiedades del material, por lo que se requería de manos expertas para su realización. La llegada de los croatas, muy relacionada con el desarrollo ferroviario, dio origen a esta expresión: edificios que, aunque sencillos en sus líneas y despojados de una ornamentación exuberante, siguen recreando la soberbia de su época como notas tangibles de la construcción y desarrollo de Puerto Wanted. .

Una alternativa para todas las edades durante todo el año
Pisar el suelo de la ciudad es recorrer parte del complejo proceso que forjó el continente… Sus cañones hacen tangible la época en que todo era uno, antes de la aparición de la monumental cordillera de los Andes. Las cuatro glaciaciones provocaron la aparición de cursos de agua que desembocaban en el Atlántico, como el río Deseado. Posteriormente, la pendiente del fondo cambió y comenzó a moverse hacia el Pacífico; Fue entonces cuando el mar ocupó el curso seco del río, consolidándose como uno de los estuarios más característicos del país. El comportamiento de la ría responde a las mareas del océano, sube y baja y, por tanto, se erige como un lugar excepcional para las actividades náuticas. Pero, más allá de las posibilidades de la navegación, recorrer los cañones a pie ofrece la realización de múltiples actividades lúdicas aptas para todos los públicos, y durante todo el año.
Visitar los cañones de Puerto Deseado es una opción única para explorar el pasado geológico con opciones que fomentan las actividades lúdico-turísticas al aire libre, en contacto con la naturaleza en su más pura expresión.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.